Situación Actual 

El principal uso de las avellanas en la región de Los Ríos es como insumo para industrias de confitería y chocolatería. 

 

Las condiciones edafoclimáticas de la región de Los Ríos permite abastecimiento de avellanas  durante todo el año. La selva valdiviana libre de agentes contaminantes-, el clima templado frío y la presencia de fuentes hídricas generan el escenario propicio para la producción de avellanas, evitando que se vean expuestas a heladas o sequías. 

 

La ubicación geográfica de la Región de Los Ríos permite la producción de avellanas frescas entre los meses de julio y diciembre, mes de mayor demanda a nivel mundial. Lo anterior es relevante, pues Turquía -principal país productor y exportador de este fruto realiza la cosecha sólo durante las primeras semanas de octubre. 

 

A diferencia de las avellanas introducidas, la avellana chilena ofrece importantes componentes nutricionales para el cuerpo humano, gracias a la presencia de vitamina A y E, fitoesteroles y ácidos grasos, entre otros. Es un producto que además aporta al desarrollo de las industrias cosmetológica y fito-terapéutica, razón que explica en parte el incremento en su demanda a nivel mundial. 

Sin embargo, todas las variedades de avellanas que la región produce, ofrecen importantes propiedades para la salud, especialmente nutritivas: 

 

  •  Cicatrizante, especialmente en quemaduras en la piel.

  •  Efecto regenerador de los tejidos. Aporta resistencia y elasticidad cutánea.

  •  Acción anti inflamatoria. 

  •  Filtro solar natural

Líneas de mayor potencial

Avellana gevuina (chilena): Suplementos y nutracéuticos a partir de principios activos de la avellana nativa

Avellana Europea: Expansión de la frontera productiva de avellana europea

                         Insumos industriales para producción de dulces y confites

AVELLANA

Avellanas producción sostenible y de alto valor para el mundo 

Ñefú es el nombre en Mapudungún de la avellana chilena y su árbol Gevuina (hermosa flor) una especie nativa conocida por el pueblo mapuche desde la época prehispánica. Su alto valor alimenticio y su creciente demanda en el mercado chileno y extranjero la han convertido en otro de los frutos dorados de la región. 

 

Junto a la avellana chilena, en Los Ríos se cultivan además as avellanas Barcelona (origen americano); Tonda di Giffoni, y Tonda Gentile delle Langhe (ambas de origen italiano) las tres más demandadas a nivel mundial. 

 

Como hoy la oferta de las avellanas chilenas e introducidas la sostienen recolectores que se internan en los bosques en busca de los frutos, existe el interés y la necesidad de domesticar la especie y establecer huertos que produzcan avellanas de alta calidad y aseguren cubrir su progresiva demanda. 

 

A diferencia de otros frutos, la producción de avellanas posee una menor complejidad en términos de cultivo. A la disponibilidad de hectáreas, se agrega que estos se harían en suelos libres de agentes químicos tóxicos (producción orgánica) y con procesos fitosanitarios que aseguran el cumplimiento de los requerimientos sanitarios por parte de países extranjeros.